¡REBAJAS DE ENERO! 10% de descuento en todos los productos

CONSEJOS PARA MANTENER TUS PIES SANOS Y CÓMODOS EN LA MONTAÑA

BOTAS ZAPATILLAS

Es importante utilizar un calzado que se ajuste a la forma de tu pie. Hemos de adaptarnos a nuestras botas o zapatillas poco a poco, con salidas cortas al principio, y atarnos los cordones adecuadamente, con el pie bien colocado desde la puntera hasta el tobillo para evitar posibles lesiones en bajadas.

CALCETINES

El calcetín ha de ajustarse bien al pie, por lo que es conveniente que tenga bandas de ajuste tanto en el pie como en el tobillo, lo que evitará que se arrugue o desplace provocando ampollas. El grosor de la prenda tiene que ser acorde con el tipo de calzado que se use en cada ocasión. Para botas duras y altas es recomendable calcetines con estructura de alta densidad, mientras que para calzado suave y flexible es aconsejable utilizar fibras finas con baja densidad. Los calcetines con rizo en la planta ayudan a amortiguar la pisada mientras que las zonas de transpiración ayudan a regular la temperatura de los pies y reducen el sudor.

HUMEDAD

Una de las principales causas de ampollas o frío extremo es la humedad retenida en los pies. Existen fibras que evacúan la humedad y secan rápidamente. En caso de que notar los pies mojados es importante seguir en movimiento porque nuestro propio calor corporal contribuirá a la evaporación del agua o cambiarse de calcetines al acabar la actividad.

FRÍO

El funcionamiento de las fibras térmicas se basa en la retención del calor corporal. Por ello es imprescindible ponerse los calcetines con los pies calientes. En caso de que vayamos a permanecer estáticos o sea imposible ponernos el calcetín en un ambiente cálido, es aconsejable utilizar fibras naturales, la Lana Merino principalmente, ya que retiene el calor rápida y eficientemente.

COSTURAS

Para evitar molestias se debe utilizar calcetines sin costuras o con costuras suaves.

ESTABILIZACIÓN

Los calcetines semicompresivos son idóneos para reducir el impacto muscular. La semicompresión ayuda a mejorar el riego sanguíneo, lo que mejora la temperatura de los pies además de ayudar en la estabilización del tobillo.

REFUERZOS

Debemos utilizar botas cómodas y es aconsejable llevar calcetines con refuerzos especiales que amortigüen el roce constante de la bota con la piel.


PROBLEMAS COMUNES EN LOS PIES

AMPOLLAS

Aparecen debido a la fricción constante y repetida de la piel con otro material. Las causas más comunes son el uso de calzado inadecuado o el movimiento constante del calcetín al caminar. Para reducir el riesgo de ampollas es recomendable llevar un calcetín que se ajuste bien al pie –con fibra Lycra- o un calcetín doble que trabaje de la siguiente manera: el calcetín exterior absorbe la fricción, mientras que el interior protege la piel.

FASCITIS PLANTAR

Inflamación aguda de la aponeurosis plantar del pie, dando lugar a dolor en la planta del pie o en el talón. Una de las maneras para reducir los dolores provocados por la fascitis plantar es utilizar un calcetín con Rizo Diseñado colocado en la zona del arco lo que ayuda a la planta del pie a elevarse simulando un arco y por lo tanto reduciendo el impacto directo de la pisada en la planta del pie.

METATARSALGIA

El dolor en la zona del metatarso es común en corredores y senderistas ya que esta zona del pie sujeta el peso de todo el cuerpo cuando andamos o corremos, además de recibir diversos impactos debido al terreno no uniforme. Una solución a este dolor es utilizar calcetines con Rizo Diseñado en la zona del metatarso que suavicen la pisada y protejan de impactos.

BACTERIAS, MALOS OLORES Y PIEL SENSIBLE

El mal olor de los pies es provocado por una serie de bacterias que proliferan con la humedad, es decir, con el sudor. Para evitar la aparición de este tipo de bacterias existen varias fibras inteligentes: MERYL, CUPRON, X-STATIC, TECHNO.P.E SILVER o DRYTEX ANTIBACTERIAL WITH SILVER, que evitan la aparición de bacterias y por lo tanto reducen significativamente los problemas de malos olores. Estas fibras contienen metales, como el cobre o la plata, que ayudan a la renegación de la piel ayudándonos a mantener nuestros pies sanos y limpios en actividades intensas.